¡Ahorcar al último "inversionista" extranjero (si es chileno mejor) con las tripas del último congresista criollo!
LA FURIA ETNOCACERISTA ES PURA Y SACROSANTA

Alfredo Sauñe y Enver Yuyali - Reservistas de Ayacucho-

Cada vez que viajamos a Huancayo tenemos que enfrentarnos a los miembros del Serenazgo de la Municipalidad de dicha ciudad, que con su alcalde abusivo literalmente "asaltan" a los ambulantes quienes sólo trabajan para el sustento diario de su familia. El pretexto del pobre diablo del Alcalde es de que "los cholos obstaculizan el tránsito y dan mala imagen al turista extranjero". Tamaño abuso, los "avelinos ayacuchanos" no lo permitimos: Defendemos a nuestros hermanos ambulantes de las garras del Alcalde y sus sicarios, y respecto a los "extranjeros", pues que se vayan al cuerno.
¡Los ambulantes, todos cholos con cara de delincuentes o delincuentes con cara de cholos, constituyen un peligro "latente" a lo extranjero! es lo que tácitamente nos dicen cotidiana-mente las autoridades coloniales del Perú. Pues, entonces a "despejar" la calle de ambulantes, contratar extranjeros ("buena presencia"), el Tren Juliaca-Cusco-Machu Picchu sólo para gringos (ni siquiera para cholos con plata), la Discoteca se "reserva" el derecho de admisión... En un racismo contra las mayorías poblacionales ¡en su propia tierra!
De ésto le hacemos tener conciencia a nuestros compatriotas ambulantes, para que se den cuenta que los verdaderos dueños somos los cholos peruanos, y que para arrasar con tanto abuso urge leer el Evangelio Liberador de la Prensa Ollanta ("Prensa Nacionalista Que El Perú Necesita") como requisito para lograr el fervor etnocacerista generador de valor y convicción de lucha.
Mientras la "Furia Etnoca-cerista" no se apodere de las calles, estas seguirán a merced de los demagogos de la "Democracia Alcahuete y Criolla" que compran votos por medio kilo de arroz al "ritmo del Chino" entre bambalinas y globos. Entonces "aucas" (traidores) como Toledo son el producto, obviamente degenerado y que se "echan" a todo lo extranjero.
Pero, ésto ya tiene su fin, ya lo avizoramos desde aquella antorcha heroica que los hermanos Humala encendieron desde Toquepala con los miles de avelinos que los seguimos, y que ahora nos preparamos para arrasar con las cabezas de todo vendepatria. ¡Eso exige la coherencia revolucionaria! No en vano somos la Vanguardia Intelectual y Moral de la Juventud Peruana.
Y para nosotros, el gran incentivo es el cariño de nuestro pueblo: cada vez que volvemos de las alturas, por esos lares de las punas o por la aldea más lejana de la Ceja de Selva, nuestros compatriotas nos incentivan a seguir luchando, algunos nos invitan sus frutas y "cachangas", pero principalmente nos dan apoyo moral adquiriendo su periódico OLLANTA, pues sabemos que al leerlo se iluminan y convierten en nuestros huauq-ues.
Nosotros los Reservis-tas Etnocace-rista somos conscientes que la realidad es radical, y que la ideología nacionalista se encuentra impregnada en nuestra sangre, que será derramada si es necesario para alcanzar la victoria definitiva.
¡Viva el Etnocacerismo, luz que nos guía!
¡Vivan los reservistas de los batallones "Ollanta"!
¡A expandir los batallones y compañías hasta la última aldea de la Patria Tahuantinsuyana!
¡El etnonacionalismo es inexorable, y su furia etno-cacerista será implacable con los traidores criollos y los hampones extranjeros!

EL (ETNO)NACIONALISMO SE IRRADIA INCONTENIBLEMENTE EN LA SIERRA SUR DEL PERÚ

Los Batallones Reservistas, Escuelas Políticas, Núcleos ideológicos y Prensa Nacionalista (Ollanta), todos ellos componentes del MNP - Ayacucho/Apurímac, vienen irradiando inconteniblemente el Etnocacerismo en toda la Región Chanca, cuyo nacionalismo ya se proyecta en la gobernabilidad por mérito al valor, patriotismo y misticismo de sus militantes. Los días 19 JUL, 7 y 8 AGO el My. Antauro Humala Tasso, tendrá el honor de visitar esas tierras bravías, en donde se efectuará las respectivas conferencias a los miembros y simpatizantes del MNP.
¡Vivan los Batallones Reservistas!
¡Viva el MNP! ¡Viva Ollanta!