Etnia y Clase: dínamos de la subversión del Mundo "de color" subdesarrollado
¿PARA EL ESTADO COLONIAL PERUANO QUIEN ES MÁS "SUBVERSIVO": MARX O MANCO CÁPAC?

Comando de Investigación

¿CUÁNDO EMPEZÓ LA SUBVERSIÓN EN EL PERÚ?

Obviamente que si se le pregunta eso a don Benedicto Jiménez, Jefe de la DINCOTE, este contestará: "Desde el 17 MAY 1981, en Chuschi, con Sendero Luminoso".
Y si le preguntamos a un "sociólogo marxista", este contestará algo así:
"Desde las guerrillas del MIR de De La Puente Uceda en Mesa Pelada de 1965, pues la Lucha Armada es la máxima expresión de la Lucha de Clases".
Y si le preguntamos a un "histo-riador convencional", este a su vez podría responder: "Desde la funda-ción del Partido Socialista por Ma-riátegui en 1929 porque la subversión no solo se da en forma activa (militar) sino también en forma pasiva (política)".
Pero si se le pregunta a un reservista etnocacerista, este responderá con aplomo:
"Desde el día siguiente de la ejecución del Inka Atahualpa por las fuerzas occidentales y cristianas en Cajamarca de 1532: Es decir, dicho fenómeno socio-etnocultural surge en nuestra patria con la Guerra de Liberación (etno)Nacional liderada por Manco Inka como caudillo de las fuerzas subversivas frente a Pizarro como jefe de las fuerzas contrasubversivas, defensor del Nuevo Orden impuesto en los andes y gendarme inflexible de la globo-colonización Occidental ".
Se puede decir que en nuestra patria la subversión tiene 2 motores: El Clasista que es "general", y el Étnico que es "particular" y propio de culturas milenarias.
Manco Cápac que es singular a nosotros y Marx o Perico de Los Palotes que es "global".
Y en nuestra particularidad "sin calco ni copia" podemos observar lo siguiente:
-Que la subversión empírica (Manco Inca, Santos Atahualpa, el Taki Onkoy, Túpac Katari, Rumi Maki, etc...) se sustentó esencialmente en el Factor Particular Étnico y obvió el Factor General Clasista.
-Que la subversión científica en su modalidad marxista (MIR, SL y MRTA), descuidó o simplemente ignora el Factor Étnico. Es esto lo que se entiende cuando se habla de los "13 siglos de opresión", o de un Gonzalo que antes de ser el "cholo Abimael" resultó ser el "camarada": Primero Mao y después (si hay después) Manco Cápac.
Profundizando aún más, observamos que localmente el vigor de la subversión de la década de los 80 se basó mas que en sí misma, en:
1-La debilidad del sistema (capitalismo subdesarrollado en crisis permanente), independientemente a la eficiencia del aparato represivo.
2-El involuntario "endose" contestatario por parte de la resistencia etnocultural andina, en sus formas pasiva y/o activa, cada vez mas vigorosa y desbordante.
Si bien es cierto que actualmente se yuxtaponen ambos factores (étnico y clasista) debemos considerar que el Factor Étnico, es el estandarte que se bate en condiciones heroicas desde hace 5 siglos. Sería complicado enumerar la cantidad de rebeliones, levantamientos y sublevaciones "indias" acaecidas desde la Tierra del Fuego hasta Alaska, vale decir la cantidad interminables de gerónimos, cochis, toro sentados, cahuides, pumacahuas, kataris y túpac amarus, paridos por la etnia ancestral y original en su lucha por la dignidad de existir. Y pues, el gran bastión etnocultural de esa etnia original lo constituyen, por su gravedad demográfica y vigencia cultural, el Perú, Bolivia y Ecuador, precisamente en donde los grupos etnonacionalistas son los que ya arañan y/o comparten el Poder: El Movimiento Pachacuti de Felipe Quispe "Mallku" en Bolivia; la Confederación Nacional Indígena (CONAIE) en Ecuador y los etnocaceristas en el Perú.
Se desprende entonces que la subversión andina es tal, antes que por el dínamo clasista, por el dínamo étnico.
Primero Manco Cápac y después (si hay después) Marx, Lenin, Mao o Perico de los Palotes.

El conocimiento consta de 2 etapas: -El conocimiento empírico.
-El conocimiento científico.
El conocimiento empírico (que antecede al científico) sirve de requisito al segundo, valiéndose de la experiencia y del fracaso.
El conocimiento científico es el complemento del primero, valiéndose de la asimilación de las experiencias positivas y negativas del empirismo por los cuales y mediante la razón descubre y clasifica las propiedades, leyes y características que le servirán para la formulación de la teoría, que confrontará con la realidad mediante la práctica. De igual forma, el proceso de la subversión a lo largo de la historia social, consta de 2 etapas:
-Subversión empírica.
-Subversión científica.

SUBVERSIÓN EMPÍRICA
"La verdad y la fe son 2 mundos de oposición; se llega a cada uno por caminos opuestos. Mas si la fe es necesaria ante todo sería forzoso despreciar la razón, el conocimiento, la investigación científica. El camino de la verdad se convierte en senda impracticable" (Nietzsche).
La historia social es del punto de vista ideológico la crónica de la pugna entre la creencia y la ciencia. A mayor creencia corresponde menor ciencia y vicerversa. La subversión empírica corresponde a la historia social en la cual la forma ideológica predominante era la religión, el misticismo, la fé... O sea la creencia.
Estando este tipo de subversión circunscrita al dominio de la "creencia", resulta comprensible que al carecer de base científica, sus acciones, rebeliones, sublevaciones, etc, huérfanos de teoría y ciegos al porvenir, se encausaran hacia una "vuelta al pasado"; hacia un retorno al comunismo primitivo de la gentilidad humana: un norte anti-histórico. Una meta "pretérita" por lo tanto equivocada. Suficiente para ser derrotados de antemano.
Ejemplo: La Guerra de
Reconquista de Manco Inka
Heroísmo y combatividad no bastaron para el éxito; la restauración del Tahuantinsuyo. La imposición apocalíptica de la civilización occidental, cristiana y blanca en su versión feudal sobre una cultura aún en el comunismo primitivo(1), implantó el régimen de clases antagónicas social y étnicamente (castas), la "privatización extranjera" (encomiendas y reparticiones) y subsecuentemente su "moderna" moral: Trabajo para el siervo o "humanoide" no blanco (indio o negro) y ocio para el hombre libre (o sea blanco). Lógicamente la subversión fue la respuesta, pero carente de teoría científica solo podía terminar como rebelión mártir. Aquello era lo máximo a lo que podían aspirar Manco Inca, el Wíllac Uma, Kisu Yupanqui, Cahuide y toda esa masa que se sacrificó por un pasado edénico en comparación al presente que les tocó vivir. Escu-chemos al propio Manco Inka:
-Añoranza al pasado:
"...Acordáos de los Incas mis padres, que descansan en el cielo con el Sol, mandaron desde Quito hasta Chile, haciendo a los vasallos tales obras que parecían que eran hijos salidos de sus entrañas; no robaban ni mata-ban sino cuando convenía a la justicia. Tenían en las provincias el orden y la razón que vosotros sabéis. Los ricos no cogían soberbia; los pobres no sentían necesidad y se gozaba de tran-quilidad y paz perpetua..."
-Explicación religiosa (creencia):
"...Nuestros pecados jamás llegaron a merecer estos señores antes fuera ocasión que entrasen a nuestra tierra estos barbudos siendo la suya tan lejana de ella; predican uno y hacen lo otro, todas las amo-nestaciones que nos hacen las obran al revés. No tienen temor a Dios ni vergüenza, . tratánnos como a perros, no nos llaman de otros nombres..."
-Contra la "moderna moral" occidental:"...Su codicia ha sido tanta que no han dejado templo ni palacio que no han robado, mas no les hartarían aunque todas las nieves se vuelvan oro. Las hijas de mi padre con otras señoras, hermanas vuestras y parientas tiénenlas por mancebas..."
-Contra la propiedad privada:
"...Quieren repartir como han comenzado, todas las provincias, dando a cada uno de ellos una para que cuando siendo señor de ella pueda robar..."
-Contra la explotación:
"...Pretenden tenemos tan sojuzgados y avasallados que no tengamos mas que cuidado de buscarles metales y proveerles con nuestras mujeres y ganados..."
-La rebelión se justifica:
"...A Atahualpa mataron sin razón; hicieron lo mismo de su capitán Calcuchímac y Rumiñahui. No será justo ni honesto que tal consintiéramos, sino que procuremos con toda determinación morir sin quedar ninguno, o matar a estos enemigos tan crueles..." (Cieza de León).
Fue esta la arenga de Manco Inca a sus huestes al inicio de su rebelión, la cual estuvo a punto de barrer el poderío europeo:
-Cerco a las ciudades del Cusco y Lima.
-Exterminio de 7 expediciones españolas en la Sierra Central (con sus esclavos negros y millares de aliados nativos).
-Aprox. 4 mil españoles muertos en el interior y en los cercos de Lima y Cusco.
... Y sin embar-go se perdió la guerra, pese a la excesiva cuota de sangre; inútil ante condiciones internas y externas adversas. Especu-lar que se pudo vencer, sería como sostener que si Colón no hubiese nacido, los europeos, a la fecha, no hubiesen invadido nuestro continente.
Análogo "preterismo" podemos observar en los profetas del Antiguo Testamento que "claman" por el retorno a la gentilidad del comunismo primitivo hebreo, inútilmente... inclusive anunciando al Mesías (casi un "Inkari") que instaurará el "Reyno de Los Cielos". Y claro, como el "subversivo" Juan Bautista, luego de haber "anunciado, denunciado y proclamado", terminan decapitados por contrasubversivos del tipo Herodes o Areche.

SUBVERSIÓN CIENTÍFICA
Es el complemento científico al empirismo subversivo. No siempre triunfante pero nunca del todo derrotada, desde la "ilustración" del s. XVIII que iluminara a los jacobinos "corta cabezas" franceses, su expresión actual es, aún, indebidamente referida en función del enunciado marxista.
En su "Antidühring", Engels explica que el proceso de producción en cuanto actividad en la que el hombre actúa sobre la naturaleza y la modifica para su necesidad; "constituye una condición natural y eterna de la vida humana". A su vez, este "progreso" se logra por el mejoramiento del principal medio de producción: La herramienta de trabajo (y subsecuentemente el armamento), para lo cual se hacía imperativo el desarrollo de las ciencias: matemáticas, química, astronomía, física, etc... Era indispensable el auge científico para el conocimiento de las leyes universales. Siendo la subversión un proceso social, este auge la incluía también: He ahí la subversión científica. Entonces surge una facción que analiza y dirige en forma metódica e histórica la actividad subversiva.
...¿Y la Perestroika?¿La desaparición de la URSS? ¿No sepultan en los hechos a las teorías comunistas "científicas"? ¿No determinan la incongruencia entre teoría y praxis? Considérese que el marxismo es al comunismo lo que la música militar es a la música en general, y que Ia "subversión científica" no se circunscribe exclusiva-mente a sus postulados. Esto hace ver que la subversión regida por el Factor Étnico requiere un nivel doctrinal científico no solo en el campo de la "Sociología de la Liberación Nacional", sino también en el resto de ciencias, cosa que cada vez se complica más en el Orbe Subdesarrollado.

ETNIA Y BIEN COMÚN
El proceso subversivo no puede culminar en tanto la respectiva "revolución" pese a modificar "radicalmente" la estructura social (como en la Inglaterra de 1688, Francia de 1789 o en la norteame-ricana de 1767) se limite a reemplazar en el Poder una clase por otra. Continúa por lo tanto la dinámica del cambio social: A situación nueva corres-ponde acción nueva, y a esta, reacción nueva. Sin duda que se at-nuará inicialmente aquella dinámica, pero después se recuperará el ritmo de la marcha hacia el alcance del para algunos "utópico" objetivo: El Bien Común.
Y este objetivo pro-clamado por Sócrates en su "República Ideal" tiende, en su planteamiento doctrinal, a reba-sar fronteras; razón por la que históricamente los regímenes revolu-cionarios (Repúblicas francesa, de los So-viets, Cubana, etc) afloraron como dínamos ideológicos. Esta dimensión subversiva y supranacional del Bien Común, nos hace comprender aquella consigna que la Contrasubversión de la época de la Guerra Fría acuñara como "Frontera Ideológica", y desde la perspectiva étnica deducir la tónica de un "internacionalismo" que en la Desempleada América Andina no tiene porque ser en 1ra. instancia "proletario".

LA LIBERTAD TIENE COLOR
Es esclarecedor el caso de la Revolución Francesa: Se enseña que este acontecimiento constituyó un avance de la humanidad. Claro, ¿quién (a excepción de los inhumanos) se opondría a los Derechos del Hombre? Pero todas esas enseñanzas incurren en la inmoralidad cuando desembocan en el factor étnico.
Mientras que en la Francia revolucio-naria se proclamaba la libertad, igualdad y fraternidad, esa misma revolución incentivaba en sus colonias la escla-vitud, desigualdad e infraternidad. Lo mismo podemos decir de la Revolución Norteamericana: Tenemos al "revo-lucionario" Jefferson apostrofando a los pró-ceres negros que hicie-ron de Santo Domingo la 1ra. República Negra del mundo (1801) y en don-de fue por vez primera abolida la esclavitud. A estos luchadores, el es-clavista Jefferson (que había insertado el con-cepto del "bien común" en el Acta de Indepen-dencia) los llamó "caníbales de la terrible república". Una tan "terrible república" que acogió al entonces prófugo Bolívar (donde redacta sus Cartas de Jamaica) y a la que la América Criolla le debe su libertad. El mismo Washington urgiría en "ayudar a Francia para aplastar la insurrección de los negros". Por consi-guiente la lucha por autentificar este segregacionista "bien" y tornarlo en efec-tivamente "común", se refleja en los ras-gos contraracistas que impugnan aquel helénico slogan del "blanco como medida de todas las cosas".
Entonces se explican los slogans de "Lo Negro es Bello" de las Panteras Negras del Missisipi, el clásico "Yankis Go Home" así como el Decreto Tupaca-marista de Tiquina:
"Manda el soberano Inka que pasen a cuchillo a todos los corregidores, sus ministros, cobradores y demás depen-dientes como asimismo a todos los chapetones, criollos y toda persona que sea o parezca ser europea..."

(1) ¿Comunismo primitivo? ¿Y la autocracia andina? Veamos que opinaba Mariátegui: "...El comunismo moderno es una cosa distinta del comunismo Inca, pertenecen a épocas históricas diferentes. La civilización de los incas fue agrícola. La de Marx y Sorel es una civilización industrial, en la primera el hombre se somete a la naturaleza, en la segunda al contrario, es la naturaleza la que se somete al hombre. La autocracia y el comunismo son incompatibles en nuestra época, pero no lo fueron en las sociedades primitivas..."

"...cuando atisbé detrás de la venerable fachada castellana del Perú, encontré ecos de la Rhodesia de los blancos, muchos miembros de la antigua élite eran colonizadores relativamente nuevos que esperaban un estilo de vida europeo, edificado, si fuera necesario, sobre las espaldas de los indios. Años antes, cuando era un joven representante de las Naciones Unidas, yo había presenciado la huída a Tailandia de los "Kmer rojos", y de esta experiencia me quedaba el propósito de no volverme a encontrar con una mirada tan cargada de odio étnico y muerte como la que exhibían los ojos de aquella gente. Sin embargo, en Lima me habría de tropezar con un sentimiento semejante, en los ojos de quienes formaban largas colas (...) En aquellos ojos pardos vidriosos, había una amenaza de muerte contra la antigua clase blanca gobernante en el Perú, y no necesité de elecciones que me indicaran que el país era una yesca..."
Mark Malloch Brown: Consejero político británico que Vargas Llosa contrató para que le asesorara en su campaña presidencial / revista OIGA Nº 544.

LA GUERRA "DE COLOR" NO CONVENCIONAL

Magda Portal - (Extracto de "Flora Tristán, precursora")

Si bien es cierto que las guerras de tipo "no convencional" no están tan estudiadas en comparación a las guerras de tipo "convencional", en los países andinos estamos peor; al extremo que los manuales siguen siendo traducciones extranjeras, particularmente del US ARMY.
Según el planteamiento vigen-te (increíblemente de la época de la Guerra Fría) recién podría ha-blarse de Guerra No Convencional a partir del Manifiesto Comunista en 1848. Si así fuera: ¿Qué tipo de guerra fue aquella tan rica en emboscadas que libró Manco Inka contra los "occidentales, cristia-nos y libres" españoles? ¿Y las que libraron Manco Inka y Puma-cahua contra las FFAA occiden-tales? ¿Fueron guerras conven-cionales o no convencionales? ¿O no fueron guerras? Basta con imaginar a las huestes kechuas de Rumiñahui como "comunistas, totalitarias y opresoras" o -si se desvaría más- como "occidenta-les y cristianas" para damos una respuesta honesta.
El concepto de GNC no se debe plantear, tal como sostienen los manuales (o "catecismos") vigen-tes, asumiendo que la relación esencial entre las fuerzas en con-flicto sea la de subversión-contra-subversión. Ello es secundario.
Lo básico es que existe un desnivel tecnológico entre fuerzas rivales, que conlleva a que una de ellas se vea en la necesidad de "variar" su estrategia y táctica ante la superior calidad tecnológica de la otra, que está armada con los medios más "mo-dernos" que produce la ciencia, cu-yo monopolio es, a excepción de China, netamente occidental (incluyendo a Rusia). Ello determina que las etnoculturas "de color" se vean en la necesidad de "variar" para poder "desenfundar": Guerra No Convencional.
El carácter técnico-científico de la guerra, determina la apreciación convencional y no-convencional que (dado el monopolio occidental) refiere el respectivo contenido cultural. Si además consideramos el trasfondo étnico de esta lucha (propia de sociedades subdesarrolladas) entonces percibiremos un nexo entre tecnología, cultura y raza.
Relación que contempla la discriminación del combatiente "no convencional", que se complica si además resulta "de color" no blanco. Ese condicionamiento (innovación tecnológica - innovación insurgente) explica la estigmatizada "variación" no-convencional de la subversión en función al factor étnico: Kiskis y Lautaro en los andes, El Mahdi y Chaka Zulú en el Africa, Túpac Amaru, Gerónimo, Abd El Kader y tantos otros, hasta los "aún cercanos" Sierra Maestra, Vietnam, Líbano, Argelia, Somalia, etc.
En todos ellos nos percatamos de las "cobardes y traicioneras" emboscadas (¿deberíamos suponer que deben ser "previo aviso"?) , los "salvajes y bárbaros" ataques a las fuerza del orden (¿Acaso todo ataque no debe ser lo más contundente posible?), la "insanía y criminalidad" de las incursiones guerrilleras, etc.
Pues bien, todas esas insanías, barbaridades, crímenes y delitos, al decodificarse militar-mente se transcriben (libres de la "salsa" política) como la innovación de técnicas diversas: Las "galgas" breñeras, las "barri-cadas" parisinas, el "bambú" viet-namita, la "pólvora y dinamita" huantina, los "túneles" emerre-tistas o del "anfo" senderista, las cuales combinadas con cazabo-bos, cocktails molotov, quesos rusos, coches bomba, apagones, emboscadas, evasiones, "tira-chas", etc., determinan la táctica y estrategia bélica a las que tiene que recurrir el elemento contestatario subdesarrollado en su desesperación e ingenio.
Y todo ello, en una aplicación ad-hoc con el "exótico" medio, logra desprestigiar el arte militar convencional de "geniales" alejandros y césares, así como inutilizar la ciencia militar europea heredada desde la Falange Macedónica y el Estado Mayor Napoleónico:
"Un jefe de Estado Mayor occidental no podía concebir que un hombrecillo amarillo (Giap), que no había estudiado en Saint-Cyr en Francia, ni en Sundhurst en Inglatera, ni en West Point, pudiese tener un genio militar superior. Que sus tropas y morteros llegarán a Dien-Bien-Fu, arrastrados a lo largo de 450 kms bajo túneles en la jungla" (El Desafío Americano).
Por lo expuesto, a pesar de la secuela actual de comandos y rangers "a lo Rambo", la contrasubversión no tiene porqué atribuirse la exclusividad de las operaciones especiales, y no se debe confundir la guerra con su propaganda.

El TE-GNC-83 es uno (por no decir el único) que define el concepto de GNC: "...Lucha entre dos ideología opuestas: La comunista totalitaria, opresora y tiránica que lucha por destruir la democracia occidental, cristiana y libre. No se habla de guerra ni operaciones militares, sino que los enemigos comunistas hablan de libertad, democracia popular, coexistencia pacífica, desarme, DDHH, pero interpretados a su manera. No se debe caer en el juego de palabras..."