Charles De Gaulle: Filósofo y protagonista del nacionalismo(1)
SIN SOBERANÍA EL RESTO ES ILUSIÓN

Pierre-Olivier Combelles (Francia)

" Cuando Francia vuelva a ser Francia, se continuará a partir de lo que he hecho, y no a partir de lo que se ha hecho desde mi salida " (de Gaulle).
En un articulo anterior ("De Gaulle y Humala-Tasso: El deber de desobedecer", OLLANTA N°3, FEB 2002), se trazó un paralelo entre por un lado la necesaria rebelión del Gral. de Gaulle contra la ocupación alemana y contra la colaboración del régimen traidor de Vichy, y por otro lado la rebelión de Ollanta y Antauro Humala Tasso contra la dictadura y la corrupción del régimen de Fujimori en un Perú vendido a los intereses extranjeros.
Por su pensamiento y sus acciones, Charles de Gaulle (1890-1971) es un modelo para todos aquellos militares, políticos o civiles que hayan escogido luchar por la independencia nacional y la dignidad de sus pueblos.
Escritor, filósofo, historiador (Francia y su Ejército -1938), su superioridad era más intelectual que militar ("Detrás de las victorias de Alejandro el Grande, hay siempre un Aristóteles"(2)), como en los espartanos .

LA SOBERANÍA
Hoy, cuando Francia acoge al Tte. Crl. Ollanta Humala en exilio y se enfrenta a EEUU, la hiperpotencia moderna, en los temas de la guerra de Irak y de la defensa del 3er. Mundo, nos parece útil recoger las enseñanzas del gran Hombre de Estado y Libertador francés.
El nacionalismo, es la defensa de los intereses del País (un pueblo, un territorio) y de su independencia política, militar, cultural, económica, financiera y demográfica. En otras palabras es la Política de su Soberanía.

MILENARISMO
Las amenazas que significaban para de Gaulle la hegemonía de EEUU e Israel, el proyecto de un Gobierno Europeo Supranacional, la ambición socialista, el liberalismo económico, la caída de la natalidad francesa, -podriamos dar otros ejemplos-, desgraciadamente se han realizado(3).
El Gral. de Gaulle era el dique que protegía Francia. El dique cayó en 1968 a causa de esas revueltas de las que los franceses son "especialistas". Su obra no fue continuada. "No puede haber Gaulismo sin de Gaulle", dijo el escritor André Malraux. La razón, el "Connétable"(4) la había dado: "No se hace algo grande sin grandes hombres, y éstos últimos lo son por haberlo deseado"(5).
De Gaulle era un genio solitario. Lo que faltó a su política ambiciosa fue la estabilidad en el tiempo y la continuidad en el Poder para las cuales la elección presidencial por sufragio universal, el septenato y el referendum no bastaban. La estabilidad y la continuidad son únicamente los atributos de la monarquía(6). De Gaulle era republicano por deber; sin embargo, su concepción de Francia corespondía a antes de 1789 (Revolución Francesa). Por eso, él se definía como un "Monarquista Republicano". Así, milenario.
Francia, gran pueblo de vieja y brillante cultura, los peruanos comprenderán estas palabras. Sobre todo aquellos que no han olvidado el Incario, Santa Cruz, Cáceres y Velasco, y que aspiran a vivir dignamente en una Patria fuerte y libre, sin tener que emigrar.
En esta época de guerras y profundos trastornos políticos planificados por el Gobierno de los EEUU de NA y la mafia de las oligarquías transnacionales(7) para finiquitar "su" respectivo Nuevo Orden Mundial y esclavizar a la humanidad "sobrante", entonces estudiar a de Gaulle es un deber.

LA NACIÓN
"Para existir como nación, una nación debe primero tomar conciencia de lo que la diferencia de las otras y debe poder asumir su destino" (ENE 1963).
" En general, las instituciones, las costumbres aseguran el orden. Pero, el orden real solo puede fundamentarse en la Independencia Nacional, las libertades públicas, el buen funcionamiento de la justicia y principalmente en la soberanía popular" (MAY 1963).
" Los temas de auto-ridad, subordinación y de orden social, se resuelven con la ley y el reglamento. Pero, cuando hay urgencia nacional, un peligro público, cuestiones que en principio se resuelven inmediatamente, pueden presentarse de nuevo en otros términos. El criterio de los criterios, es el interés del país, que siempre debe estar por encima de todo. El Estado debe ser el garante de ésto. Si la legalidad falla, la legitimidad debe susti-tuirla".
Sobre lo que jamás se debe ceder, es en la legitimidad, o sea en el interés superior de la Nación, la Soberanía. Primum omnium salus patriae (ante todo la salvación de la Patria). Los Franceses, son ellos mismos los que hacen Francia. Pero Francia es más que los Franceses del momento".

(1) El filo de la espada. Filosofo griego (384-322 AC), autor de la Lógica, Metafísica, Politica, Ética, Retórica, Poética, etc., Aristóteles era preceptor de Alejandro el Grande.
(2) Platón, Protagoras (342d).
(3) "Alemania ha tomado el relevo en economía, y por eso Francia ya no tiene economía nacional, ni derecho, ya que el derecho europeo prima sobre el derecho francés, Francia ya no tiene diplomacia se ha vuelto estaunidense, ya no tiene ejercito, el ejercito esta bajo control de la OTAN y finalmente Francia ya no tiene fronteras [por los acuerdos de Schengen]. Desde hace 15 a 20 años, Francia ha perdido todas las atribuciones de un estado soberano. " Gral Pierre-Marie Gallois, " Situación geopolitica y militar de Francia ", archivos Eurasia dic. 2002. Palabras recogidas por Xavier Cheneseau.
(4) Condestable : Nombre dado a de Gaulle por sus amigos. Hist.: Gran oficial de la Corona, Jefe Supremo del Ejército.Gaulle por sus amigos. Hist.: Gran oficial de la Corona, Jefe Supremo del Ejército.
(5) C. de Gaulle : El filo de la espada (1944): " El politico y el soldado."
(6) De Gaulle dijo a Emmanuel d'Harcourt, embajador de Francia en Irlanda y Compañero de la Liberación, cuando estuvo en ese país en 1971 : " La pena de mi vida es de no haber hecho la monarquia, es que no haya habido un miembro de la Casa de Francia para esto."
(7) Council of Foreign Relations, Trilateral Commission, Bilderberg Group, Masonería, etc.

Imitar desde aquí resulta algo escandaloso
ARGUEDAS: "NO SOY UN ACULTURADO"

Palabras de José María Arguedas en el acto de entrega del premio Inca "Garcilazo de la Vega". OCT 1968-

"...Acepto con regocijo el premio Inca Garcilazo de la Vega porque representa el reconocimiento a una obra que pretendió difundir y contagiar, en el espíritu de los lectores, el arte de un "individuo kechua moderno" que, gracias a la conciencia que tenía del valor de su cultura, pudo ampliarla y enriquecerla con el conocimiento y asimilación del arte creado por otros pueblos que dispusieron de medios más vastos para expresarse.
No tuve más ambición que la de volcar en la corriente de la sabiduría y arte del Perú Criollo, el caudal de arte y sabiduría del pueblo al que se consideraba degenerado, debilitado o "extraño" pero que, en realidad, no era sino lo que llega a ser un gran pueblo oprimido por el desprecio social, la dominación política y la explotación económica en el propio suelo donde realizó hazañas por los que la historia lo consideró como gran pueblo: Se había convertido en una "nación acorralada", aislada para ser más fácilmente administrada y sobre la cual los "acorrala-dores" hablaban mirándola a distancia, con repugnancia o curiosidad.
Pero los muros aislantes y opresores no apagan la luz de la razón humana y mucho menos si ella ha tenido siglos de ejercicio; ni apagan, por tanto, las fuentes del amor de donde brota el arte. Dentro del muro aislante y opresor, el pueblo kechua, defendiéndose con disimulo, seguía cantos y mitos. Y bien sabemos que los muros aislantes de las naciones no son nunca completamente aislantes. A mí me echaron por encima de ese muro un tiempo, cuando era niño; me lanzaron en esa morada donde la ternura es más intensa que el odio y donde, por eso mismo, el odio no es perturbador sino fuego que impulsa.
Contagiado para siempre de los cantos y los mitos, llevado por la fortuna hasta la Universidad de San Marcos, hablando por vida el kechua, incorporado al mundo de los cercadores, visitante feliz de grandes ciudades extranjeras, intenté convertir en lenguaje escrito lo que era como individuo: un vínculo vivo, fuerte, capaz de universalizarse, entre la gran nación cercada y la parte humana de los opresores. El vínculo podía universalizarse, extenderse; se mostraba un ejemplo concreto, actuante. El cerco podía y debía ser destruido, el caudal de las dos naciones se podía y debía unir. Y el camino no tenía por qué ser, ni era posible que fuera únicamente el que se exigía con imperio de vencedores expoliadores, o sea: que la nación vencida renuncie a su alma, y tome la de los vencedores, es decir que se aculture.
Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como un demonio feliz habla en cristiano y en indio, en español y en kechua. Deseaba convertir esa realidad en lenguaje artístico y tal parece que lo he conseguido. Por eso recibo el premio Inca Garcilazo de la Vega con regocijo.
Pero este discurso no estaría completo si no explicara que el ideal que intenté realizar, y que tal parece que alcancé hasta donde es posible, no lo habría logrado si no fuera por dos principios que alentaron mi trabajo desde el comienzo. En mi primera juventud estaba cargado de gran rebeldía e impaciencia por luchar, por hacer algo. Las dos naciones de las que provenía estaban en conflicto: el universo se me mostraba encrespado de confusión, de promesas, de belleza más que deslumbrante, exigente. Fue leyendo a Mariá-tegui que encontré un orden permanente en las cosas; la teoría socialista no sólo dio un cauce a todo el porvenir sino a lo que había en mi de energía, le dio un destino y lo cargó aún más de fuerza por el mismo hecho de encauzarlo. ¿Hasta dónde entendí el socialismo? No lo sé. Pero no mató en mí lo mágico.
No pretendí jamás ser un político ni me creí con aptitudes para practicar la disciplina de un partido, pero fue la ideología socialista y el estar cerca de los movimientos socialistas lo que dio dirección y permanencia a la energía que sentí desencadenarse durante la juventud.
El otro principio fue el de considerar al Perú como una fuente infinita para la creación. No, no hay país más diverso, más múltiple en variedad terrena y humana, todos los grados de calor y color, de amor y odio, de urdimbres y sutilezas, de símbolos utilizados e inspiradores. No por gusto se formaron aquí Pachacámac y Pachacútec, Huamán Poma, Cieza y el Inka Garcilazo, Túpac Amaru y Vallejo, Mariátegui y Eguren, las fiestas del Koyllur Riti y la del Señor de los Milagros; los yungas de la costa y de la sierra; la agricultura a 4,000 metros; patos que hablan en lagos de altura donde todos los insectos de Europa se ahogarían; picaflores que llegan hasta el sol para beberle su fuego y llamear sobre las flores del mundo.
Imitar desde aquí a alguien resulta escandaloso. En técnica nos superarán y dominarán, no sabemos hasta que tiempo, pero en arte podemos ya obligarlos a que aprendan de nosotros y lo podemos hacer sin movernos de aquí mismo. Ojalá no haya sido mucho de soberbia en lo que he tenido que hablar; les agradezco y les ruego disculparme..."