La selección natural-cultural como parte del apareamiento (romance o violación) y del choque de civilizaciones
PERÚ: 500 AÑOS DE "AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA"

Comando de Investigación

EL BOTÍN FEMENINO
En sus Comentarios Reales, Garcilazo dedica un capítulo a la "integración" del soldado español a la familia india. En dicho capítulo se observa la predisposición nativa por "emparentelarse" con los extranjeros, asumidos entonces, como seres casi divinos cuya tecnología militar, acompañada por una caballada "jamás vista", habían destrozado la sociedad tahuantinsuyana en un Apocalipsis del cual aún no nos reponemos.
Obviamente que aquella hecatombe impactó de sobremanera al núcleo familiar cobrizo, víctima de una guerra en la que -como en toda guerra no sólo de antaño- el elemento femenino siempre es asumido, por las tropas masculinas, como "parte natural del botín", que a su vez armoniza con el instinto femenino de adscribirse, por último, al "macho vencedor".
En el "El Tambor de Hojalata" de Gunter Grass, se describe como las mujeres alemanas, casi todas viudas y huérfanas (pues sus maridos y padres habían perecido en la Campaña de Rusia), son víctimas del furor de las tropas del Ejército Rojo, llegando a gozar, muchas de ellas, con los "enemigos amantes", e inclusive la "señora más decente" al final se torna en la "madelona del Regimiento Rojo".

EL INSTINTO FEMENINO ES SABIO...
Al respecto, el "Caso Andrómaca" es esclarecedor: Viuda del héroe troyano Héctor, una vez victimado éste por Aquiles (quien además había matado, años atrás, al padre y a los 7 hermanos de Andrómaca en el sitio de Tebas) se dedica como madre ejemplar a criar a su pequeño Astianax, de 4 años, hasta que este niño es asesinado por el hijo de Aquiles -Nepteolemo- en la caída de Troya y llevada cautiva a Grecia. Y allí logra emparentarse sentimentalmente con el asesino de su hijo, teniendo así como suegro al asesino de todo su clan e inclusive, tal como describe Eurípedes (Tragedias Griegas), llega a "amar" a su nuevo hombre-amante-enemigo... vencedor obviamente. Y claro, el recuerdo y lamento del derrotado Héctor, sólo quedaría rescatado por Homero: "...Un aqueo con coraza de bronce te llevará consigo cubierta de lágrimas. En Argos tejerás la tela del extranjero; con el corazón lleno de dolor irás a buscar con las demás esclavas agua a la fuente; una dura carga pesará sobre ti, y tus amos, al ver tu llanto, exclamarán: ¡He aquí pues, la esposa de aquel Héctor que entre los troyanos brillaba en el combate! ¡Ah, que la tierra arrojada sobre mi cadáver me devore antes que oír tu voz llamándome y de que te sepa arrebatados, a ti y a nuestro hijito, por manos violentas y enemigas!..."
Esa naturaleza femenina es instintiva y propia de la propagación de toda especie animal. Por ejemplo, en el caso de los leones, cuando un nuevo macho logra "destronar al viejo rey", lo primero que hace es devorar a los cachorros del vencido, en medio del lamento de las madres, y una vez victimado el último crío, inmediatamente finaliza el recelo de las hembras para iniciar entonces el celo y galanteo... Todo ello como ley natural de la vida, exclusiva para los más aptos en función a la preservación y evolución de la especie, pues si no fuera así, en una docena de generaciones -de procrearse los "más inaptos"- posiblemente en vez que los leones persigan a los antílopes, seguramente los antílopes corretearían a los leones.
En otras palabras, el "efecto Andrómaca" se circunscribe al principio evolutivo descubierto por Darwin, conocido como la "Selección Natural"... Y cultural, en este caso, propio de lo que hoy se denomina "Choque de Civilizaciones".
Regresando a nuestro realidad, podemos inferir que dado que el mestizaje (originado de aquel "choque" de Cajamarca de 1532) no se origina de un romance sino de una violación de padre euro y madre cobriza, pues resulta "coherente" la denuncia, a modo de resistencia cultural, del cronista rebelde Huamán Poma: "...hacen casta perdida de mestizos y salen grandes bellacos que no obedecen a sus caciques, y salen haraganes y ladrones y sus mujeres grandes putas que ya no quieren al indio sino al español. Que los encomenderos y curas desvirgan a la fuerza a las indias doncellas y casadas, ellos como sus criados negros y mulatos, las hacen perder la decencia y así se hacen grandes putas las indias, en este mundo al revés..." (Nueva Crónica y buen Gobierno).

"LUCHAR, LUEGO EXISTIR"
Pero así como la "Selección Natural-Cultural" es norma universal, así también lo es, como Ley Suprema, la "Lucha por la Existencia".
Y pues, dentro de esa hecatombe moral y revolución sexual generada con la invasión europea, tenemos la "también natural" resistencia o Guerra de Liberación Nacional iniciada por los generales de Atahualpa (Kiskis, Calcuchímak y Rumiñahui), continuada luego por los generales "huascaristas" de Manco Inka, cuyo Manifiesto Rebelde ("Juramento de Calca") denunciaba: "...Pretenden (los invasores) tenernos tan sojuzgados y avasallados que no tengamos mas que cuidado de buscarles metales y proveerlos con nuestras mujeres. Su codicia ha sido tanta que no han dejado templo ni palacio sin robar, mas no les hartarían aunque todas las nieves del Ausangate se volvieran oro y plata. Las hijas de mi padre con otras señoras, hermanas vuestras y parientas, tiénenlas por mancebas y hacen en esto bestialmente..." (Cieza de León).
Obviamente el elemento femenino también fue desolado por la hecatombe moral de aquella invasión, el caso de las monjas andinas del Acllahuasi de cajamarca fue patético, pues luego de ser violadas y "desechadas", terminan en la prostitución callejera propia de la globalización pizarrista: "las acllas, deambulaban por la ciudad hechas unas placeras..." (Cieza).
Huelga decir que, para evitar tales afrentas, el Gral. Rumiñahui, presionado por el Ejército Occidental de Belalcázar, tiene que abandonar la ciudad de Quito no sin antes "enterrar vivas a las acllas del Templo del Sol".

"HOMBRES Y MUJERES DE VIDAS DESTRUÍDAS"
Y claro, también hubo lideresas en la resistencia inka, que llegan a inmolarse como la ñusta Kusi Huarkay, hermana de Manco Inka y lugarteniente suya en la guerra de guerrillas de Vilcabamba, que se negaron a desconocer a su Dios Pachacámak y "cristianizarse" para poder ser entregada como mujer de cierto capitán español de alcurnia.
Pero en síntesis, la tendencia genérica de aquel mestizaje "peruano", fue el de madres despreciadas, con hijos "mesticillos de vidas destruídas" (vistos con desconfianza, tanto por los indios y españoles "de pura cepa"), y a su vez, los mesticillos "con todas las taras del padre y ninguna de las virtudes de la madre"... O sea primigenias genera-ciones de "pobres diablos", incluyendo al "joven" Garcilazo, que ya en la vejez, "golpeados por la vida" asumen su ancestro materno "y local" como eje cultural de su nacionalidad. Y en buena hora. En otras palabras recién marca-dos y humillados, se tornan decididamente (etno) nacionalistas.

EL COLAPSO DEL NÚCLEO FAMILIAR INCAICO
La célula de la sociedad es la familia, y como tal tiene su respectivo núcleo: La pareja de padres. Si la célula es atacada por un virus, ese cáncer la mata y enferma el tejido social a veces irreversiblemente. En el campo socio cultural eso se llama "colonialismo" y ahora "globalización". Y el medio más eficaz para destruir la célula familiar de tejido social subdesarrollado "y por colonizar", es el desempleo o subempleo del "padre de familia", pues el macho desocupado es un fracasado, tal como lo fue el cavernícola incapaz de proveer de alimentación a su prole (mal cazador, pescador, etc) o de desalojar "a garrotazo limpio" al oso de las cavernas de la cueva, para así solucionar su "problema de la vivienda"... Pues esa es la tendencia genérica de los machos colonizados del mundo "de Color" Subdesarrollado y además "No Blanco".
Entonces se explica, el "arrastre" de los gringos turistas con ciertas mestizas cusqueñas, sin que a estas compatriotas les incomode demasiado si el "nuevo partido que las sacará de la pobreza y las hará vivir como se ve en la TV, sea basurero o no en su patria, que ellas están ansiosas de adoptar". Total, es peor quedarse en un corral humanoide a cuyo ganado se le dosifica la reproducción, se le alimenta como pollos de granja (ONGs extranjeras que "ayudan" a los desnutridos animalillos desvalidos), etc.
Entonces la prostitución "brichera" por celular y hotelera del paquete turístico, resulta plenamente coherente. Y por eso muchos movimientos de resistencia al invasor: los maquis franceses, los breñeros caceristas, los vietcongs, etc rapaban y hasta ajusticiaban "a las traidoras"... Y demostraban un odio feroz y revolucionario al extranjero.

EN ESTE MUNDO GLOBALIZADO EL PROBLEMA ES GLOBAL (PARA TODOS LOS PERUANOS)
El desprestigio nacional y la penetración extranjera han llegado a tanto que ya no hay estamento que se salve y cada quien carga su cruz en mayor o menor medida. En efecto, no sólo las chicas de clase pobre o media baja tienen la óptica de que "lo extranjero es lo mejor"; este punto de vista está tan generalizado que aún las clases más altas lo comparten y así como las muchachas de Comas, Breña o Cusco y Puno sueñan con su gringo (rico o pobre) que las saque de esta inmundicia en que estamos dejando que degeneren a nuestro maravilloso país, también las de clase media esperan a su norteamericano o argentino (claro, las más inteligentes se dan cuenta que estos últimos están tan pobres como sus paisanos pero igual -irracionalmente- lo esperan) que "se las levante". Y las chicas "inn", de Monterrico o La Molina también buscan, más selectivamente enseñadas por sus madres, a un gringo, de preferencia europeo y ¡maravilla de la globalización! la última moda es un judío, mejor aún si es tan "audaz, astuto, emprendedor,..." como Ivcher o alguno de los mercenarios de seguridad de Toledo. La población masculina peruana se "consuela" bajando al estrato social inferior, es decir los de clase media se vuelven galanes de pueblo joven, los de clase media alta acuden a las chicas de clase media baja y los ricos galantean con su clase hasta que llega un guardaespaldas judío del presidente, un marine de la Embajada Norteamericana o un argentino modelo de TV y la chica (o la esposa) lo manda a freír papas... entonces el cachudo "retorna" a las menos agraciadas de su clase o desciende un escalón, y si tiene suerte triunfa en la lucha con los funcionarios chilenos o españoles de medio pelo, de Santa Isabel o Telefónica... Pero ya dolido, para él "las mujeres son unas perras" y como tales hay que tratarlas. Y se vuelve perro, además no le queda otra cosa: no hay plata ni empleo para mantener vástagos, y pues, lo mejor es "no reconocerlos". Corolario: madres solteras al por mayor, y se retorna al círculo vicioso... propio de una colonialidad que envilece hasta el amor.

UN CASO INVERSO PALPABLE
Otro tema son los peruanos casados con extranjeras. Si bien hay casos de legítimo amor y respeto, también hay (y muchos) los casos de gringas que llevadas por el líbido se buscan su "cholo" casi como en un caso de bestialismo, luego despiertan (si se han casado) y toman las riendas del matrimonio y ¡ay del indígena rebelde! Es maltratado, abandonado para que la patrona "cara pálida" pueda irse de vacaciones con algún guardaespaldas (perdón, jefe de guardaespaldas) de su misma raza y obligado a negar a los hijos nativos, pese a que eso pueda costarle el Poder. En su dolor y desesperación acuden al licor y las drogas. Claro, no son de la etnia dominante y deben someterse ¡y con sonrisa!. ¿Creen que Menem se dejaría hacer eso?

EL PROBLEMA ES QUE LO ACEPTAMOS MANSAMENTE
Un problema es un tema dado para ser solucionado, por lo que no hay que temer los problemas. Hay que solucio-narlos. Pero un problema que no tiene solución, o que no queremos solucionar, se convierte en una tragedia. NOS HEMOS ACOSTUMBRADO A ACEPTAR MANSAMENTE ESTA SITUACIÓN. Lo que es más, estamos tan derrotados que ni nos duele mucho; "Pedro, dicen que te dejó tu hembra" "sí, se consiguió un gringo" o también "¡se casa mi hija!" "¿con quién?" "¡con un argentino!" y se acabó la cojudez. Nadie osa poner en tela de juicio la dignidad de que le saquen la vuelta, no cualquiera, sino "un gringo" o de que la hija de fulana se case "¡con un argentino!".
...Y el génesis de todo este envilecimiento, que nos direcciona -como sociedad- al museo de antropología o a algún sitial adjunto al de los extintos pájaros Dodo o a la pava Aliblanca, lo constituye el desempleo y magros sueldos ya generalizados en países como el nuestro: El padre de familia no puede preservar el respeto y autoridad que le infiere el hecho vital de traer el pan para "su hogar". Sin chamba no hay respeto. Sin respeto no hay amor. Sin amor no hay nada.
Repetimos, el problema más grave es que ya arrastramos nuestra situa-ción como esas mujeres derrotadas por la vida conllevan la suya, casi sin dolor, perdida toda dignidad y valores. Claro, la solución no es fácil ni aislada y no es otra que la solución de todo el país, un Gobierno Nacionalista cuya "furia etnocacerista" regenere, a punta de paredones y guillotinas, a la Colonia en Nación. que viva no DEL PAÍS sino PARA EL PAIS, que conceptúe el Gobierno, no como "Poder" sino como "Deber".

LAS HEROICAS RABONAS
"...Cuando ascendía la cuesta (del Intiorco), era conmovedor el espectáculo que ofrecían unas 300 a 500 rabonas, descendiendo hacia Tacna con sus hijos a la espalda, sus ollas de comida en la mano, las lágrimas en los ojos y una queja dolorida en los labios. Media hora después llegaba al campo de batalla (Alto de la Alianza)..." (capitán argentino Florencio del Mármol - agregado al Estado Mayor boliviano).
"...Partía el corazón ver aquellas pobres mujeres, aquellas desgraciadas criaturas, marchando por el arenal acosadas por el hambre y la sed. He presenciado escenas dolorosísimas..." (Retirada del EP de Tarapacá -Diario "La Patria" I corresponsal de guerra: Benito Neto - Dic. de 1879).
"...Los soldados (peruanos) llevan consigo sus rabonas. Ellas son las que preparan el campamento, se procuran el rancho con la propina diaria y hacen la co-mida. Llevan sus hijos sobre sus hombros y los utensilios de cocina que pueden. Son verdaderas bestias de carga que soportan con resignación su miserable suerte..." (Teniente francés E. Le Lion - agregado al Estado Mayor chileno en la Campaña de Lima: "Recuerdo de misión en el ejército chileno" 1881-Colección Ahumada Moreno).

"...Quiero tanto a mis mujeres como tus cristianos a las suyas, y las dejaré y dejen ellos a las suyas; y vamos a la ligera y en pasos que hay, mataré la mayor parte de la gente de Pizarra, y lo desbarataré. Y si tus cristianos no quieren ir, déjame ir a mi solo con mis indios y haré lo que digo; que estos tus cristianos con tantas mujeres como tienen, no hacen cosa a derechas... "
(Paullo a Almagro, en Vilcashuamán; cuando el Ejército mixto hispano-andino de Almagro perseguía al otro ejército, también mixto, de Hernando Pizarro).

EL FEMINISMO DE FLORA TRISTÁN (S. XIX)

Magda Portal - (Extracto de "Flora Tristán, precursora")

Investigando las raíces de su feminismo, sus biógrafos deducen que se encuentren en su propia experiencia matrimonial, cuando soporta la dura condición de saberse Un ser "disminuido", sin derechos, al cual ordena y manda su despótico marido y del cual sufre vejaciones, golpizas e insultos infamantes. Su experiencia se encuentra, además, en su contacto con las mujeres trabajadoras de Francia y de Inglaterra, donde el trabajo de la mujer es, en el s. XIX, menospreciado y mal pagado y, asimismo, de su conocimiento en el Perú del trato discriminatorio que se daba a las mujeres peruanas consideradas según su clase social, o como esclavas o como objetos de placer.
Flora dice: El hombre más oprimido puede oprimir a otro ser que es su mujer. La mujer es la proletaria
del mismo proletario. Y advierte que la "Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano" no incluye los derechos de la mujer.
Las leyes que no le permiten "liberarse" de su marido, autorizan a éste para perseguirla en cualquier momento, acusada de adulterio. de vagabunda, de intrigante, casi impunemente".
Flora pone el acento en que esta situación de la mujer es debida a su ignorancia.
Insiste en la necesidad de despertar su inteligencia con la educación, como una de las armas de su liberación.
Flora propugna la reposición de la Ley del Divorcio y la libre elección de cónyuge, sin influencias de ninguna clase, defendiendo la voluntad de los contrayentes, y sin que medien intereses económicos.
Denuncia que la Iglesia por su doctrina discriminatoria, considera a la
mujer como fuente de todos los males, causa del pecado original; por lo tanto, la mantiene excluída de derechos dentro de la Iglesia y no se exime de publicarlo abiertamente.
Con asombrosa intuición para su tiempo, Flora descubre que el hombre y la mujer son explotados por los mismos explotadores, los patrones, al considerarlos inferiores a ellos, situación que los trabajadores han aceptado y lo han creído realmente por su ignorancia. "Sostengo", decía, "que la emancipación de los obreros es imposible en tanto que las mujeres permanezcan en estado de embrutecimiento. Ello detiene todo progreso..." y más adelante: "Obreros, tratad de comprender bien esto: la ley que esclaviza a la mujer y la priva de instrucción, os oprime también a vosotros, hombres pobres".