"CAlDA" DE PIZARRO: PENDEJADA y EVIDENCIA

Reservista César Torres Ortíz

UNA CRIOLLADA MÁS
El "retiro" de la estatua de Pizarro del centro de Lima por parte del criollo Castañeda, no ha sido otra cosa, desde un principio, que una "pendejada" más.
No es retiro sino traslado; como antes ya ocurrió, cuando del atrio de la catedral de Lima (su primera ubicación) fue trasladada durante el gobierno de Odría a donde estuvo hasta hace poco.
¿Recuerdan que hace un par de meses, un orgulloso Castañeda aparecía en la TV presentando el "gran hallazgo las murallas (coloniales) de Lima", y entusiasmado anunciaba "construir el Parque de la Muralla para generar turismo"? Pues es ahí donde se piensa "trasplantar" al armatoste (si es que no a Piura, donde lo reclama otro alcalde nostálgico de su "Madre Patria".
Ahora, mientras terminan su "Parque de la Muralla", la estatua viene siendo amorosamente restaurada para su pomposa inauguración en su nueva ubicación.
Obviamente en términos así no puede haber "gesto digno" de Castañeda ni nada parecido, ya que lo único que piensa hacer es trasladar una lacra de un lugar a otro; y justamente su motivación fue conseguir "material adecuado" para su proyectada plaza virreynal, y de pasada congraciarse (por el "gesto"), aunque momentáneamente, con la "cholada nacionalista". Sino ¿por qué creen que no defiende su "posición principista" ante la lluvia de ataques criollos que le valió su acción?

LLORIQUEOS NEO COLONIALES
Pero lo más interesante es la reacción que provocó ese traslado en la fauna criolla: periodistas, columnistas e historiadores defendiendo la "obra de Pizarro". Congresistas, regidores, etc., denunciando a Castañeda "por atentar contra el patrimonio nacional, la heroicidad de Pizarro y los valores de la patria", todo ello como consecuentes descendientes de valverdes, luques, areches y almagros... continuadores de su "obra". Lo cual evidencia, hasta en el lado anecdótico, lo que este periódico viene sosteniendo: seguimos siendo Colonia.

INEXORABLEMENTE CAERÁ... IGUAL QUE SU HEDIONDA REPÚBLICA
Lo bueno de todo esto es que los etnonacionalistas aún podremos tiramos la vil estatua como se debe ¡con soga!, y no queremos "sacar a Pizarro de la historia", como lloriqueaba cierto historiadorcillo de la Católica, sino darle el lugar merecido: el de "1er. terrorista del Perú" y, como tal, en un sitio preferencial en Lurigancho como patrono de los colinas, pichilingues y hurtados.
O simplemente la fundiremos para hacerle una estatua a Kizu Yupanqui, Gral. inka que luego de destruir 5 ejércitos europeos en la Sierra Central, cercara Lima y muriera en la plaza mayor luchando por expulsar a los invasores.
Los etnocaceristas culmi-naremos la misión de Kizu Yupanqui.

¿La inundación de los bárbaros? ¡No, es el diluvio de la justicia! ¡Con pinta chola y furia etnocacerista!
CRÓNICA RESERVISTA: NACIONALICEMOS LA DEMOCRACIA Y GLOBALICEMOS LA GUILLOTINA

Reservistas Luis Cisneros y Carlos Arce

Los principios morales y éticos que construyen al ser humano digno, fuerte y justo, sumados a la ideología nacionalista de raíz incaica, enaltecida con paginas épicas de la victoriosa Campaña Popular y Andina de la Breña, escrita con sangre guerrillera del legendario Tayta Cáceres, "Brujo de los Andes", y engrandecidos por la 1ra Revolución Nacionalista del Gral. EP Juan Velasco Alvarado, dieron el temple al soldado-reservista peruano para denunciar la corrupción y el envilecimiento de las cúpulas firmantes de la vergonzosa "Acta de Sujeción"... Para finalmente rebelarse en armas ("que juramos volver a tomar cuando la Nación lo demande") al llamado del Tte. Crl. Ollanta Humala Tasso, allá en las punas de Moquegua y Tacna en contra de la mafia Fujimori-Montesinos.
Los cambios trascendentales que el oprimido pueblo peruano necesitaba fueron escamoteados por el pobre diablo de Alejandro Toledo (tan pobre diablo que hasta es inconsciente de su traición); de esta manera se inicia el reacomodo de las mafias y clases dominantes que actúan entre las sombras y que son enemigos disfrazados del etnonacionalismo, para tratar de impedir nuestro inexorable acceso al Poder. ¡A todo, absolutamente todo el Poder... necesariamente etnocacerista!
Nosotros los reservistas "avelinos", herederos de esa estirpe inmortal que en 10,000 años forjó una civilización indestructible, nos inspiramos en el aliento de la Gesta de Manco Inca en las selvas de Vilcabamba, de los guerreros "antis" de Juan Santos Atahualpa, de la infantería kechua de Tupac Amaru y Tupac Katarij, así como de la fiereza de los morochucos de Carreño y del romanticismo del Ejército Campesino de Uchku Pedro y Atusparia en el callejón de Huaylas... Y por eso sabemos perfectamente que nos toca, a nuestra generación guerrera, la excelsa misión de despertar las conciencias de nuestros compatriotas.
¡Y por eso somos los profetas del Nuevo Perú, somos los portadores divinos del Mensaje de Fe Etnocacerista para un pueblo harto de traiciones y sediento de justicia!
¡Hallallah Etnonacionalismo!
¡Oh, tú, ideal, solo tú existes!
¡Vencer o morir en el intento, una Patria Nueva para nuestros hijos!