COCA Y FARAONES

Dr. Baldomero Cáceres Santamaría

Advertido por unos amigos que habían visto un programa televisado en Discovery Channel, sobre "rastros de cocaína en momias egipcias", busqué maneras de informarme sobre el tema. A continuación lo hallado.

COMPROBADO: NO ES UN FRAUDE
Mi buscador Yahoo localizó la transcripción del video por el cual me enteré que se remitía al descubrimiento, por la Dra. Svetla Balabanova del Instituto de Medicina Forense de Ulm (Alemania), de rastros notables de nicotina y cocaína en la momia de Henut Tawi, la "Señora de las dos tierras", sacerdotisa sepultada con honores 3,000 años atrás.
Su ornamentado sarcófago, cuya autenticidad no está en duda, fue adquirida por Luis I de Baviera de un comerciante inglés llamado Dodwell, en 1845. El hallazgo, confiesa la Dra. Balabanova, no pudo menos que "sorprenderle hasta la desconfianza", razón por la que verificó sus datos con nuevas muestras y en colaboración de distintos laboratorios, lo que finalmente le llevó a publicar los resultados... recibidos con escepticismo por egiptólo-gos en general.
La Dra. Balabanova no es "una cualquiera" en este campo, puesto que un trabajo pionero sobre "Detección de Cocaína en el Pelo" (Balabanova and Homoki - 1987) le ha merecido, ya, un fundamentado prestigio.
Entre los especialistas "escepticos", Rosalie David (egiptóloga del Museo de Manchester), tuvo originalmente 2 reservas:
a) Pudo ser un "falso positivo" debido al método adoptado, lo que descartó después debido a la reconocida confiabilidad del método.
b) Que la momia pudiera ser una de esos fraudes del s. XIX, cuando el interés en antiguos restos egipcios convirtió su comercio en una próspera actividad sin control. Rosalie David, llevada por su interés en aclarar el misterio (pues era un fenómeno que no tiene aún explicación razonable), viajó al Museo de Munich y encontró suficiente información para estimar que podía descartar su 2da sospecha (el fraude).
Los trabajos realizados en el propio Museo Egipcio donde inicialmente lo instaló Luis I, no dejan duda sobre su autenticidad. Se consideraba incluso probable que provenga del templo de Amón en Tebas.

EN EGIPTO Y SUDÁN
Saliendo de la duda e interesada en el tema (pues también se había hallado en la momia de Henut Tawy rastro de cannabis, cuyo uso en el antiguo Egipto está documentado), se dedicó la Dra. Balabanova a buscar noticias sobre otras momias, dándose a una antigua información que había sido habitualmente ignorada "por ser extraña":
–En 1976, al ser examinada la momia de Ramses II por una comisión de expertos de alto nivel para reparar sus daños, luego de ser recibida con honores de Jefe de Estado en el aeropuerto de París y trasladada al Museo del Louvre para su exposición, la Dra. Michelle Lescot, del Museo de Historia Natural, para su sorpresa identificó en su envoltorio ¡tabaco!... Cuando es "bien sabido" que el tabaco es propio de América. Desde un 1er momento la información fue por ello desestimada por los expertos, alegándose la posible contaminación inadvertida de la momia, o disminuida su importancia al sugerirse que podría ser el caso de "una especie africana extinta de la familia de las nicotianas".
Pero para "la jurisprudencia" de presencia de cocaína, en cambio, no se contaba con ninguna evidencia anterior de hojas de coca en Egipto. Ante ello, la Dra. Balabanova prosiguió su investigación recibiendo muestras de 134 cuerpos naturalmente conservados procedentes de cementerios del Sudán: ¡en un tercio de las cuales confirmó la presencia de rastros de cocaína y nicotina! mediante el análisis de los pelos, de acuerdo al procedimiento usual.
Aunque de siglos posteriores a los de la momia denominada "Señora de las dos tierras", los restos del Sudán eran anteriores en muchos siglos a la llegada de los vikingos y mucho más aún al 1er viaje de Colón.
En una reciente publicación de la Harvard University Press, Cocaine Addiction Theory, Research and Treatment, por Jerome J. Platt (1997), se le ha prestado atención al dato, remitiéndolo a la investigación de la Dra. Balabanova.

¿DEL TIAHUANACO AL EGIPTO?
Conjeturar sobre expediciones egipcias que pudieran haber llegado a América en remotos tiempos y recogido la coca para su aprovechamiento no es una idea descartable. Ya la coca era cultivada y estimada entonces. Admitir su posibilidad sería una forma razonable de plantear una solución simple y económica registrando la globalización del "turismo de aventura" y del comercio mucho antes de nuestra era actual.
Los hallazgos de la Dra. Balabanova, en caso de no ser refutados, serían revolucionarios respecto a los paradigmas imperantes sobre los contactos entre antiguas civilizaciones.
El pasado remoto, al reconstruirse fundamentalmente mediante conjeturas y registrados por una atención selectiva, es por ahora "territorio libre" donde no caben pronunciamientos ex cátedra que limiten las posibilidades de lo cierto. No sería extraño, por ello, que pese a la general desconfianza frente a la información heterodoxa de la Dra. Balabanova, se encuentren en el futuro datos coincidentes, señalando la visita de expediciones egipcias al territorio americano hace más de 3,000 años o expediciones andinas al Africa: ¿Tiahuanacos en Egipto?

Sigue fiebre de "descubrimientos" y conchudez de chapetones
PI RAMBLA: ¡AL SUR, A SER RICOS!

Reservista Puka Rumi

Pagando la "modesta suma" de 90,320 dólares americanos, la empresa extranjera BOHIC RUZ EXPLORER alquiló 1 hora de TV (Red Global) promocionando una pretendida "revelación de grandes misterios del Cusco Incaico", atacando, video en mano (al tipo "salita de Montesinos"), a las autoridades del INC - Cusco, indisponiéndolas como "ignorantes eméritos" ante el público. Acompañaban esta fraseología, las imágenes de una especie de mineros que atravesaban pequeñas galerías; luego se supo que se trataba de "excavaciones arqueológicas" realizadas en el Templo de Santo Domingo buscando "túneles secretos" que aparentemente llegarían a una "ciudad de oro". ¿De qué se trata todo esto? ¿Porqué el interés de un "explorador" español (Anselm Pi Rambla - gerente de Bohic Ruz Explorer) en atacar millonariamente y con aires de Comisario Regio al INC del Perú?

IGLESIAS, HUACAS Y CATACUMBAS
La urbe cusqueña contiene túneles subterráneos, obviamente algunos de la época tawantinsuyana, como la famosa Chinkana. Sin embargo, otros son "post 1532": Desde el sitio al Cusco por las tropas de Manco Inka. Evacuación hispana, así de simple.
Algo más: todas las iglesias europeas desde el martirologio en el Coliseo Romano hasta entrado el s. XVII, adecuaban túneles llamados catacumbas donde se enterraba a "su militancia", antes que se establecieran los cementerios tal cual los conocemos hoy. Esa usanza llega a América. Se trata de construcciones como las de las catacumbas de San Francisco en Lima y se les puede ver en la mayoría de templos coloniales.
Las iglesias cusqueñas, en su mayoría edificadas sobre huacas incaicas, especialmente la de Santo Domingo edificada sobre el Koricancha, no son la excepción.
Pero Pi Rambla lo desconoce, en su afán por engatusar a ciertos empresarios, allá en la "Madre Patria", para embolsicar-se algún dinerillo... según el slogan de los "socios de la conquista", expresada en la Isla del Gallo: "¡Al Sur: A ser ricos!".

COMPRA DE ARQUELOGOS "AL PESO"
En el 2000, el INC autoriza "excavaciones arqueológicas en el Templo de Santo Domingo", por gestión del "explorador" español Anselm Pi Rambla. Como los reglamentos de excavación exigen "ser arqueólogo" para solicitar estas autorizaciones, este español incorpora peruanos a su empresa y la registra como "dedicada a exploraciones y excavaciones arqueológicas": Así nace Bohic Ruz Explorer, sirviéndose de arqueólogos peruanos que le sirvan de fachada para formalizar sus fechorías.
Podría pensarse que eso no tiene nada de malo, mas aún si se considera la inversión de US$ 500 mil, pero ese no es el asunto. Su objetivo es aperturar túneles para llegar a una supuesta "ciudad de Oro" (la mentalidad es la misma del s. XVI), y el interés no está en la investigación y el conocimiento histórico, sino en el oro al tipo Almagro o Indiana Jones. Y para ello se rodea de una corte de arqueólogos peleles comprados por unas cuantas lentejas... Tal es la crisis económica y aún más fuerte la crisis moral.
Uno de los "comprados al peso" es el licenciado Héctor Walde quien tiene en su "prontuario" ser el responsable que el Intihuatana de Machu Picchu resulte "quiñado" (entiéndase amputado) por una grúa de cámara de TV (durante la filmación de un spot publicitario de la Backus): entonces ese señor era director del Museo de Machu Picchu y tiene proceso administrativo por deficiencias en la elaboración del plan de manejo de este santuario. Esa es la gentuza de la banda Pi Rambla.

¡HASTA MI ABUELA ES "EXPLORADORA"!
Muchos arqueólogos de diversas universidades y el Director del INC se han pronunciado al respecto, el Dr. Lumbreras calificó adecuadamente a Pi Rambla: "vendedor de sebo de culebra".
Como se ha visto, de vez en cuando vienen extranjeros o "peruanos de DNI" a "descubrir" nuestra historia; la mayoría de ellos con avidez al dólar o con problemas existenciales, pero lo peor es que cuando se les llama la atención (Pi Rambla no es arqueólogo ni historiador, se auto-titula "explorador" y,
caramba, hasta los soldados que sirven en la cordillera del Cóndor son más exploradores, en todo caso, que ese fulano) saltan hasta el techo e incluso compran espacios en TV para indisponer a la autoridad que los acoge.
Razones por las cuales Pi Rambla y ninguno de sus testaferros vuelvan a trabajar aquí:
- La arqueología no es cuestión empresarial y menos de una empresa dedicada "a la exploración", la arqueología es cuestión de Estado pues compromete el conocer nuestra historia para hacerla un arma más en la lucha por nuestra real independencia.
- La real investigación busca el conocimiento y no "ciudades de oro". Y este conocimiento se pone al servicio del pueblo heredero de esa cultura y no al servicio de mercenarios.
- El estado de los túneles "descubiertos" es desastroso al no realizarse un adecuado trabajo de conservación. Eso fue denunciado por arqueólogos cusqueños que no se dejaron impresionar ni por el español ni por el dólar.
Ya es hora que los investigadores peruanos hagan valer su condición "de local", basta de hacerle venias a cualquier payaso extranjero, quien para el caso de Pi Rambla, era amigo de Fujimori y "coqueteador" de Karp. Nuestra historia no es cosa de juego, el Perú no puede seguir siendo chacra de remedos de Indiana Jones y menos de neo pizarros.