Mucho más que una cuestión de armas y efectivos
¿DEFENSA NACIONAL SIN IDENTIDAD NACIONAL?

Antauro Humala Tasso

Todo ejército, para su plena puesta en combate requiere que su Efectivo esté Completo (EC). Eso tiene un costo que toda Nación bien gobernada asume a cabalidad. Pero cuando la Nación carece de buen Gobierno, resulta incapaz de mantener ese "costoso" efectivo, y lo racionaliza en un Efectivo Reducido (ER) indispensable para cumplir su misión bélica. Pero si el Gobierno es pésimo, tiene que mezquinarle fondos a su milicia recurriendo al Efectivo Autorizado (EA) que contempla otra reducción atentatoria contra la Seguridad Nacional. En caso de emergencia, para intentar alcanzar el EC, se recurre a la Movilización General vía el "Llamamiento de Reservas".

La situación actual es que nuestras FFAA están minimizadas a un efectivo "(des)autorizado" reflejado en un Efectivo de Día (ED), "in situ", que ni llega al tercio del EC. Esto por supuesto que no le importa al Gobierno: El fracaso del Servicio Militar Voluntario (SMV) y el desprestigio de la "ex-romántica" carrera de las armas.
Este déficit de efectivos repercute caóticamente en la medida que, por ejemplo, una tripulación de tanque T-55 deba operar con 3 individuos en vez que con los 4 que técnicamente debieran hacerlo, o que una patrulla, en la Cordillera del Cóndor, en vez de "incursionar" con sus 25 combatientes lo tenga que hacer con 9, o que un mortero tenga que "funcionar" con 3 sirvientes de pieza en vez que con los 5 que debieran hacerlo.
Nuestros "reestructuradores" ignoran que precisamente se recurre al SMO por la falta de voluntarios que se presenten a "servir"

¿A LAS ARMAS "CIUDADANOS"?
Históricamente la conscripción universal o "en masa" propia del SMO corresponde al grado de desarrollo de la producción "en serie", propia de una industrialización que en caso de movilización "arma y equipa" a la población en edad militar, erigiéndose así la "Nación en Armas". Pero en la versión "de color" subdesarrollada, degenera el SMO (y peor el SMV) de universal a discriminativo, en función de un racismo plasmado en el Ande con las "levas de indios", así como en función a la cantidad de armamento que se logre importar del extranjero.
En sus memorias, Cáceres refiere que en 1879 se contaba con una reserva (Guardia Nacional) de 60,000 hombres. Pues bien, de aquellos teóricos 60,000 reservistas, solo el 9% participaría en los reductos, dada la carencia de fusiles.
Carencia derivada de la dependencia tecnológica propia del Estado Subdesarrollado. Huele pues, a traición, la quiebra de nuestra industria militar nativa que conllevó a la desaparición de la FAME, INDUMIL, MORAVECO, etc.
Así se explica que nuestra desarmada Guardia Nacional, como ahora nuestra Reserva Territorial, jamás pasarían de ser una fantasía cuya realización en "Nación en Armas" arrasaría con la República Criolla en la medida que contemple armar a cada cholo, en un país donde la ciudadanía "de color" (derivada del tributo cobrizo, la esclavitud negra y la servidumbre amarilla) resulta ficticia y en donde el estereotipo del cholo ham-breado, desempleado pero "ARMADO" aterraría al Estado "Occidental, Cristiano y Contrasubversivo".
Puesto que se propugnaría un mortal Pachacuti... Sería suicida para el statu quo vigente desde 1532, la constitución de francos ejércitos ciudadanos, como el suizo, cubano o israelita, cuyos reservistas guardan "su" fusil en casa.

"COJUDEZ"
La incapacidad criolla de erigir la Nación Peruana "en armas", deriva de la contradicción étnica ayer referida como "problema del indio" y hoy en la dicotomía Perú Profundo-Utopía Arcaica. Asimismo, tan vital como la identidad, es el requisito "técnico" de que existan armas para la población en edad militar. Condición para ello: la producción en serie (que implica una industrialización propia del desarrollo). No superados estos requisitos, entonces el Servicio Militar (obligatorio o voluntario) como la Movilización, degeneran en ridículos remedos que tornan la conscripción en discrimina-toria y a la movilización en ficticia. ¿Resultado? cuarteles vacíos.
Nuestra viabilidad en la Defensa Nacional, deriva de nuestra viabilidad en cuanto Nación. Antes que una mera cuestión de más tanques o menos tanques, prima la reorganización etnocul-tural de una caótica sociedad cuya milicia constituye su fiel reflejo: Hoy, soportando un proceso globo-colonizador impuesto por un Gobierno-Felipillo que cataloga al nacionalismo como sinónimo de "cojudez".

SE REPITE LA HISTORIA
La experiencia enseña, y podemos apreciar que la situación actual poco difiere de la de 1879:
"Chile es un Estado organizado que representa las expectativas de su pueblo; es así que mientras que el gobierno peruano tuvo que compeler a entrar en filas por la fuerza, arriando cholos, negros e indios, Chile confiaba en el servicio voluntario de sus ciudadanos. El gobierno peruano, auxiliado por extranjeros, tuvo que contender con masas "de color", brutales y peligrosas" (Editorial del Times e Londres 22 ENE 1881).
"La convicción universal es que los generales peruanos son incapaces y corruptos, y que su mayor parte es solo para desfiles. El Perú debe reconocer, pese al valor de sus tropas, que no puede ganar la guerra porque la mayoría de su Alto Mando es ignorante, por decir lo menos" (Courrier de Nueva York 10 JUL 1880).

1458-1884: seis guerras peruano-chilenas
CHILE NO ES PROBLEMA, LA TRAICIÓN SÍ

Perú y Chile se han enfrentado, desde sus orígenes culturales, en 7 campañas militares:
1) 1458-1460: Expedición civilizadora del Inca Túpac Yupanqui que logra establecer el límite austral del Kollasuyo en la ribera del río Maule (350 kms. al sur de Santiago). Victoria "P".
2) 1533-1536: Expedición del ejército inka-hispano de Paullo y Almagro al "Reyno de Chili", que extiende la "frontera" hasta el valle del río Bío Bío (440 kms. al sur de Santiago). Victoria "P".
3) 1834-1835: Guerra de la Confederación Peruano-Boliviana (Mariscal Santa-cruz) contra la Alianza Chileno-Argentina, en la que el Ejército Restaurador chileno al mando del Gral. argentino Blanco Encalada se rinde en Arequipa, luego de ser cercado por el Ejército Confederado y perdonado "en aras de la hermandad americana", retornando a Chile. Victoria "P".
4) 1835-1839: Guerra de la Confederación Peruano-Boliviana contra Chile cuyo ejército sería reforzado por 2 batallones comandados por oficiales peruanos traidores. Derrota del Ejército Confederado en Yungay. Victoria "CH".
5) 1879-1881: Guerra Convencional entre Chile y la Alianza Peruano-Boliviana (Campaña Naval y campañas terrestres del Sur y de Lima), en la que las FFAA regulares peruanas y bolivianas son derrotadas en todas las batallas, salvo Tarapacá, hasta la ocupación de Lima. Victoria "CH".
6) 1881-1884: Guerra No Convencional entre Chile y Perú (Campaña de la Breña) en la que el Ejército Guerrillero Etnocacerista derrota en todas las batallas, salvo Huamachuco, a los ejércitos criollos y aliados chileno (Lynch) y peruano (Iglesias), que presurosos acuerdan el Tratado de Ancón (cesión de Tacna, Arica y Tarapacá), porque el "Tayta" se aproximaba desde Ayacucho a Lima; con el 5to. Ejército de la Breña cuya vanguardia la componían 1,200 jinetes morochucos, que luego de 2 años de guerra civil contra el "Ejército Peruano Chilenizado" del traidor Iglesias, logran liberar Lima en 1886. Victoria "P".
CONCLUSION: Las FFAA peruanas y chilenas han sostenido 6 guerras. Los peruanos vencimos 4 veces y los chilenos 2. Las ffaa peruanas han vencido siempre que su conducción se ha efectuado en función a la vertiente andina, y han sido derrotadas cuando la conducción se ha efectuado en función a lineamientos foráneos, ahora vigentes vía el Proyecto Ejército, Toledo (y "asesores"), Loret de Mola y el chilenizado Gral. "EP" Bustamante, jefe del CCFFAA
.

Carta a Juan para que escuche Pedro
"...Y AHORA SE ME TRAICIONA"

Sr. My. Antauro Humala Tasso:
Quien te escribe es el Mayor Sánchez (así me llamaban en Zona de Emergencia). Le escribo mi historia personal que no es la que quise pero que es la que me persigue.
Ingresé a la Escuela Militar porque creía en mi país (sigo creyendo en él pero cada vez lo veo más maltratado y saqueado por quienes deberían cuidarlo y dirigirlo). En 1988 fui cambiado a Ayacucho a fin de defender la "Democracia y el Estado de Derecho" contra los "delincuentes terroristas".
No hice nada excepcionalmente malo, pese a que ya era malo de por sí matarse entre hermanos y por eso no pienso contarle esto a mis nietos. Cumplí decenas de patrullajes en los 2 años que estuve ahí y combatí lealmente contra un enemigo que también creía en aquello por lo que peleaba. Si hubo otro tipo de comportamiento yo no lo tuve ni lo vi.
Han pasado 13 años y me doy cuenta que fui empleado por el Gobierno de Turno para defender "su sociedad", no la de la gran mayoría de peruanos. Me enviaron a pelear al mando de soldados mal equipados, mal comidos, mal dormidos y además -en mi caso como oficial subalterno de entonces- con un salario ruin. Ahora me atacan los mismos a quienes defendí.
Me han citado a la Comisión de la Verdad y a un par de juzgados, dicen que para averiguar diversos sucesos de entonces. Estoy sirviendo en la Selva, mi jefe, el General TERCO me dice que los abogados del EP "no están para defenderme y que solucione mi problema" para lo cual me puede dar "8 ó 10 días de permiso a cuenta de vacaciones" y que por supuesto si me excedo de tiempo "me denunciará por abandono de destino", el muy terco, por no decir imb....
Antauro, explícale por favor al Cmdte. Gral. del EP que quizás te lea o escuche: Que EL PROBLEMA ANTES QUE MÍO, ES DEL EP. No quise matar peruanos que hasta el propio prsidente catalogaba de terroristas, no pedí ir a Zona de Emergencia, no fui a defender mis millones, ni mi sueldo de 10,000 ó 20,000 dólares, fui a defender este sistema que ahora me abandona. ESA FUE LA ORDEN QUE RECIBÍ Y CUMPLÍ, y ahora se me TRAICIONA.Después de 20 años como soldado, gano 1,100 soles, con eso mal mantengo a mi familia, aquí en la selva, y ahora debo ir de aquí para allá hasta "que se demuestre que soy inocente".
¿Debo dejar sin comer a mi familia para pagar los pasajes de ida y vuelta al juzgado y la estadía? ¿o debo no ir y que me condenen por rebeldía? ¿Cumplo con la Comisión y el juez, o cumplo con mis hijos y mi esposa? Claro que esto no le interesa al señor Lerner desde su altura de 35,000 soles mensuales que a mí me tomaría casi 3 años ganar.
¿No debería el Juzgado, la Comisión o el Ejército pagarnos los pasajes y viáticos para ir a las citaciones, por lo menos hasta que se demuestre que fuimos culpables de algo? ¡PUEDE HABER ABUSO MAYOR Y ASI TIENEN EL DESPARPAJO DE DECIRSE CRISTIANOS Y DORMIR TRANQUILOS!
En tí y en Dios confío Antauro.
Mayor Sánchez
(tú sí sabes mi nombre)
N. de R.- Sí, sé tu nombre, trataremos de hablar con el Gral. Chiabra. La "sociedad" que has defendido en realidad es un grupo de delincuentes ajenos a su pueblo, por eso cada cierto tiempo necesitan un Telmo Hurtado o un Martín Rivas que les laven los trapos sucios y por supuesto después los destruyen. Lo terrible es que Uds., y más aún sus familias, deban pasar hambres en tanto la mafia judía se enriquece, hasta al "investigarlos".
¿Cuánto gana Lerner o Macher, presidente Toledo? ¿Casi como Ud.? ¿Por qué el omiso Loret de Mola no ve estas cosas en vez de decir sandeces sobre su famosa pirámide?