“En el caos, la coherencia política es necesariamente radical”
PANORAMA SUDAMERICANO: LOS “ESTADOS FORTALEZA”

Entrevista a James Petras realizada por Radio Nederland el 12 NOV, en el Foro de Bruselas “Colombia: Laboratorio de la Mundialización Neoliberal”

RN: Vemos que hay un decrecimiento militar simultáneo a un crecimiento policial en América Latina. ¿Tiene esto que ver con el fracaso del modelo neoliberal adoptado ahí?
JP: No sólo ha fracasado el Modelo Neoliberal, sino que ha fracasado el Estado Neoliberal. Eso es más grave. Y esto tiene su expresión popular en Argentina con el slogan “’que se vayan todos”, que se puede generalizar a toda América Latina. El incremento policiaco o conversión de la praxis “democrático”- militar en policial, es sólo la reacción para crear “Estados Fortaleza” que mantengan control sobre poblaciones, instituciones y algunos enclaves importantes para la exportación. Esto provoca que mientras los gobiernos siguen controlando los medios de comunicación y obteniendo algún resultado en las encuestas, en general se “alimenten” del voto pasivo, o sea de quienes no son activos en la sociedad. Ahora están perdiendo incluso ese voto. ¡Hasta el “borrego” se rebela! Los pensionistas salen a la calle, han perdido el 90% del valor de sus pensiones. Cada vez se está achicando más el área de influencia del Estado Neoliberal, gravemente herido. Está cercado. Incluso el nivel de corrupción de la policía, desde Tierra del Fuego hasta México, es colosal.

EL TRIUNFO DE LULA
RN: Qué rol va a jugar Brasil, con Lula, teniendo en cuenta su oposición al Plan Colombia y al ALCA, pero por otro lado su alianza con sectores industriales?

JP: Hay 2 dínamos en la campaña de Lula. Uno es su base tradicional sindical, que siempre es sólida, casi un 22% del electorado. Aún más, con la crisis de los últimos 8 años del Gobierno de Cardoso, hay una radicalización de los pobres de las favelas, que están escapando de las manos de los caudillos conservadores. En la campaña de Lula, se incrementó esa radicali-zación “favelina”. El otro dínamo es un sector de la clase alta (el vicepresidente es el 4to “mega-empresario” del Brasil) que está subiendo al tren de Lula por la modificación de su programa y también por la oportunidad de ocupar puestos gubernamentales. Tenemos pues, 2 fuerzas contradictorias respaldando a Lula: Una que va en la dirección de mayores cambios estructurales, como los Sin Tierra, las favelas y sectores de la clase media golpeada, y el otro, la gran burguesía industrial, los sectores oligárquicos de Bahía y del Nordeste, más la dirección del PT que es totalmente oportunista.
Un sector va aumentar la presión para que el gobierno cumpla en obras públicas, en trabajo, reforma agraria y defensa del Patrimonio Nacional “no privatizable”. El otro sector va a presionar para que se cumpla con la deuda externa y las metas del FM. Eso es incompatible, Lula no podrá balancear más que las promesas que ha hecho a la derecha y al FMI. Va a estar bajo constante presión. El rol del PT y sus funcionarios será el de bomberos. Dirán “primero solucionamos la crisis y después repartimos la riqueza” en vez de viceversa. La 1ra crisis del Gobierno va a ser entre el aparato del PT y las bases sociales. Ahí conoceremos al Lula real. No ahora.

RN: Pero en caso que fracase Lula, que ha generado mucha esperanza en todo el continente, sería un golpe muy duro para el proceso de liberación de América Latina.

JP: Sí, porque la gente está mal informada por muchos intelectuales de izquierda que están canonizando a Lula “antes de”. Pero habría un efecto doble: Por un lado ese eventual fracaso causará desmoralización en Brasil, pero por otro lado estimulará la radicalización de las luchas extraparlamentarias, como vemos en la campaña contra el ALCA, que consiguió 10 millones de firmas en contra del Tratado, una campaña que se desarrolló incluso en contra de la opinión de Lula y de la coalición que lo apoyaba.

ECUADOR, BOLIVIA Y PERÚ
RN: ¿Los movimientos en Ecuador, Perú, Bolivia, las protestas por las privatizaciones, tendrán suficiente fuerza como para frenar el Plan Colombia en “expansión”?

JP: Sin alternativa ideológica propia, es difícil frenar este proceso de “Expansión de los Estados Policiacos”, por más que los pueblos protesten en las calles. El instinto no es suficiente. El ama de casa es sólo eso: Ama de Casa y no Ama de Estado. En todo caso, más efectivo sería el “guerrillero químicamente puro”.
En el caso de Ecuador, debe asumir el mando un militar cuya vinculación nativista induce a pensar en un nacionalismo étnico que no se ve con Lula en Brasil. ¿Más radical? Necesariamente. Y esa radicalidad es, en las actuales circunstancias misérrimas, definitivamente coherente. Ese coronel nacionalista traicionará o se radica-lizará. No caben medias tintas. Lógica pura. Algo similar, pero con mayores repercusiones, podría darse en unos años en el Perú.
En Bolivia tenemos el caso del MAS, la 2da fuerza electoral y la 1ra en la calle con los cocaleros, que combina la lucha electoral con la lucha en la calle. Y esta doble articulación ha creado una enorme presión sobre Sánchez de Lozada para que reconsidere la propuesta “chilena” del gasoducto al Pacífico. Además creo que los militares bolivianos no son homogéneos como en Argentina y Uruguay. Hay una tradición nacionalista que persiste pese a su pentagonización. Hay que estar atentos de lo que pase ahí, lo cual repercutirá en su vecino, el Perú.

¿”REGRESO CON GLORIA” EN ARGENTINA?
RN: Todos estos procesos vienen ocurriendo en América Latina desde hace años, pero se han acelerado desde el 11 SET... ¿Acaso se han quitado las máscaras?

JP: El 11 SET aceleró la tendencia militarista del Estado Imperial en Washington. La problemática no está en las torres gemelas, sino fuera de estas. Se ha estimulado a la ultraderecha estadounidense a mover más fuerzas militares en el mundo. El Plan Colombia existía desde antes, desde Clinton, y también estaba formulada la Iniciativa Andina. Pero sólo era eso: Un plan, una intención. Ahora encontraron “su” motivo. Pisaron el acelerador. Lo cual los puede estrellar.
En el caso Argentino, es peligroso no considerar la necesidad de prepararse a todo nivel para contrarrestar la militarización “policial” que acarrearía el retorno de los golpistas. En Buenos Aires se habla ya, con añoranza, de los militares de derecha. Incluso se viene promocionando, vía el Crl. Seineldín, un “Ordenado Proyecto Pinochet”. La estrategia de EEUU en Argentina no está dirigida a ningún candidato burgués: Saa, Duhalde, y más aún Ménem, son considerados como condones usados. ¿Qué significa eso? Washington no permite ningún préstamo porque quiere desgastar a toda la clase política, con vistas a que, en 2 años, el pueblo esté extenuado de marchas rituales, protestas y elecciones que no solucionan nada. Esta fatiga popular será la base para la vuelta de un Gobierno Policial “salvador” auspiciado por EEUU, que obviamente acabará con los piqueteros, que pasarán a ser fichados como “ex-patriotas”.
Si el slogan “Que se vayan todos”, no se vincula con alguna alternativa positiva, hace el juego de desgaste deseado por EEUU. Debería decirse “Que se vayan todos y que se genere una Comuna”. Una alternativa gubernamental es esencial en esta situación.


“Para atacar a Irak, no necesitamos permiso” (pero no se atreven)
EL CUARTO REICH JUDEO-ANGLO-AMERICANO

Adoptada por unanimidad por los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, reunido en sesión publica en su sede de Nueva York el pasado 8 NOV, la Resolución 1441 establece que “Irak se expondría a graves consecuencias si continúa faltando a sus obligaciones”.

Ignacio Ramonet*
     Le Monde Diplomatique (Francia) -

En términos diplomáticos “graves consecuencias” significa intervención militar; o sea, para que quede claro: La Resolución 1441 autoriza de modo explícito la guerra contra Bagdad. El hecho que Saddam Hussein haya aceptado el regreso de los inspectores no aleja, como algunos creen, el peligro de agresión. La Resolución 1441 no le daba al presidente iraquí otra opción ya que el párrafo 9 exige “que Irak confirme su intención de respetar plenamente los términos de la presente Resolución, y que coopere in-mediata, incondicional y activamente con los inspectores”.
Un furioso debate diplomático enfrentó durante las semanas que precedieron al voto de esta resolución, a EEUU y sus principales aliados (Inglaterra, Italia y España) contra Francia, Rusia, Alemania y la mayoría de países árabes. Washington quería una única resolución de la ONU autorizando el uso de la fuerza en caso se demostrase que Irak posee armas de destrucción masiva. París y Moscú exigían que, en ese caso, se regresara al Consejo de Seguridad para elaborar y votar una nueva resolución autorizando explícitamente, recién esta vez, el uso de la fuerza contra Bagdad.
La Administración Bush se salió con la suya, ya que la Resolución 1441 permite, por si sola, una intervención militar. Francia y Rusia han acabado por ceder a la presión de EEUU y han tenido que contentarse con una “frase de consolación” del párrafo 12, según la cual el Consejo de Seguridad “se reunirá inmediatamente después de la recepción del informe (de los inspectores) para examinar la situación”. Pero esta nueva reunión, puramente formal, no suspende los efectos de la Resolución 1441, ni apaga la luz verde dada a la opción bélica.
De esta manera, la ONU se pliega una vez más a la exigencia de Washington, y demuestra que ya poco se puede esperar de ella en materia de imparcialidad del derecho internacional. En muchos lugares del planeta la respetabilidad de la ONU está por los suelos, casi tanto como la OEA en la remota Sudamérica “post Malvinas”.
En unas jornadas organizadas en Madrid por el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, se recordó que contra Irak la administración Bush formula 3 grandes acusaciones: 1) No respeta las resoluciones de la ONU, 2) Posee armas de destrucción masiva, y 3) Constituye una amenaza para sus vecinos. Por consiguiente se votó la Resolución 1441 y se le amenaza con una guerra inminente. Pero muchos participantes se preguntaron por qué no se hace entonces lo mismo con 2 grandes aliados de Washington: Pakistán e Israel, quienes tampoco respetan un número inclusive superior de resoluciones de la ONU, poseen armas nucleares, químicas y biológicas de destrucción masiva, y constituyen una amenaza “más real” para sus vecinos.
Se dijo también algo muy evidente, pero que se pierde de vista en la confusión reinante: Ni la Inteligencia de EEUU, ni de Inglaterra, han podido establecer el nexo AlQaeda-Irak, ni sustentar el próximo ataque contra Irak como parte de la “Guerra contra el terrorismo internacional”.Todo confirma que el real objetivo del asalto venidero contra Bagdad es el petróleo. Lo demás son pretextos. La ONU lo sabe. Y sabe también que con o sin Resolución 1441 EEUU atacará. La prueba: Dos días después del voto del Consejo de Seguridad, Andrew Card, Secretario Gral. de la Casa Blanca, declaró: “Para actuar contra Irak, EEUU no necesitan ningún permiso de la ONU”.